jueves, 11 de octubre de 2007

Los euros de hace 20 siglos

Diversas ciudades valencianas de la antigüedad acuñaron monedas incluso antes del contacto con Roma a finales del siglo III antes de Cristo (a.C.), tal como explican los expertos que han escrito el volumen segundo de La Gran Historia de la Comunitat Valenciana.

Algunas de estas capitales, como el caso de Valentia, terminaron su producción antes del cambio de era, y en Saetabis se llegaron a emitir piezas con alfabeto latino antes del siglo I a.C.
A partir de Augusto, las ú nicas cecas que subsistieron en el territorio fueron las de Saguntum e Ilici, que pusieron en circulación monedas de cobre de diferentes valores, pero dentro ya de los patrones romanos. Existían varios tipos. Verbigracia, los ases y semiases, «popularizaron el nombre de los magistrados que gobernaban las dos ciudades y que eran responsables de la emisión, al tiempo que los reversos incluí an motivos relacionados con su vida cotidiana», señalan José Manuel Abascal y Jesús Trelis. Saguntum usó generosamente las imá genes de las naves que anclaban en su puerto mientras que Ilici empleó ocasionalmente las enseñ as militares propias de los soldados que había recibido como ciudadanos.
Junto a las emisiones locales, netamente insuficientes para las transacciones diarias, la zona recibió el aporte de monedas emitidas en cecas de la periferia, principalmente Carthago Nova (Cartagena), en las dé cadas finales del siglo I a.C. y en las primeras del I despue s de Cristo (d.C.). A ello hay que sumar el importante volumen de piezas de Roma.
Dado que las emisiones locales desde tiempos de Augusto fueron exclusivamente en cobre, el uso de los ejemplares salidos de las cecas de Saguntum o Ilici no iba ma s allá de las pequeñas compras de alimentos; para las grandes transacciones y para pagos relacionados con compra de tierras u obras pú blicas sólo pudo emplearse la moneda oficial romana, emitida en metales que incluían la plata y el oro, y con valores suficientes para esas operaciones. A partir de mediados del siglo I d.C., el cierre definitivo de las cecas peninsulares dejó en manos de Roma el abastecimiento monetario del territorio.
Respecto a la circulación en sí misma, los análisis realizados sobre las colecciones pú blicas y privadas que hoy se conocen indican que, en las primeras dé ca- das del siglo I d.C., llegaron frecuentemente a la Comunitat Valenciana piezas procedentes de multitud de talleres, incluso lejanos, como los del valle del Ebro, Andalucía o la Meseta. Si en la mitad norte del territorio las piezas de Saguntum son claramente mayoritarias, en la mitad sur, especialmente en el área de Alicante, las monedas ma s frecuentes son las de Carthago Nova.

Por: J. M. Vigara, Valencia

Fuente: http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=3683_19_355328__Comunitat_Valenciana-euros-hace-siglos