jueves, 12 de febrero de 2004

De opinionibus romanorum praeclarorum

Hemos estado leyendo algunas cosillas sobre Roma y nos hemos centrado en buscar qué pensaban personajes importantes sobre cuestiones importantes.

Por ejemplo ahí está el optimatón de Cicerón, uno de los romanos más citados con admiración, pero que a otros nos cae como una patada en salva sea la parte.

Por ejemplo leed, leed su defensa de este optimate (derechista) que recuerda a las declaraciones del más rancio belicismo:

"Quaedam officia servare debemus etiam adversus eos, a quibus iniuriam accepimus. Est enim ulciscendi et puniendi modus. Atque in republica maxime conservare debemus iura belli: Nam cum sint dua genera decertandi, unum per disceptationem, alterum per vim, cum illud proprium sit hominis, hoc bellarum, confugere debemos ad posterius, si adhibere superiorem non possumus. Quare suspicere bella tantum debemos ob eam causam, ut sine iniuria in pace vivamus: parta autem victoria, conservare debemos eos, qui non crudeles in bello, non immanes fuerunt, ut maiores nostri multos hostes in civitatem etiam acceperunt; at Carthaginem et Numantiam funditus sustulerunt."

[Ciertas obligaciones debemos tomar contra aquellos, de los cuales hemos recibido injurias. Y en verdad es la manera de vengarnos y castigarlos. Y por eso en la republica debemos cuidar especialmente del Derecho Bélico: Pues existen dos modos de decidir las cosas, uno a través de la discusión [diplomática] y otro a través de la fuerza, porque [esto] es propio de la naturaleza humana. Aún siendo propio [también] de animales, debemos acudir a los bajos [instintos] si no podemos servirnos de [principios] superiores. Porque esta causa debemos encargarnos tanto de la guerra, para que vivamos en paz y sin injuria: Conseguida la victoria, debemos conservar a aquellos que sin ser crueles ni inhumanos, como nuestros antepasados que acogieron a los enemigos [como esclavos(?)] y que arrasaron por completo Carthago o Numancia.]

A poco que lo miréis bien no hay tantas diferencias con un discursito moderno de ya sabemos quienes.

De Cicerón hemos leído también una cosilla curiosa, de un tema casi más importante, los Ludi.

"Odiamos a los gladiadores débiles y suplicantes que, con las manos extendidas, suplican que les permitamos vivir."

¿Cómo decir de este individuo que era derechista, malévolo...? ¡Si era un beato! :-P Esperamos que se comprenda que el desprecio por un tipo mezquino e intriguero como Cicerón está justificado :D

Por

Cl. Salix Davianus y Sceptius