viernes, 9 de enero de 2004

En las provincias se inventa menos (lingüísticamente)

Hoy comentaremos una curiosidad sobre el latín. Discutiendo en una lista de Internet, se propuso la idea de que el grado de innovación o cambio en el latín de una zona dependía de su cercanía a Roma.

La idea consistió en esto: Cuanto más lejos de Roma, más innovaciones en el lenguaje.

Como ejemplo se dio la palabra para 'comer al medio día' Esta palabra se dice en los distintos idiomas:

- Francés antiguo [disner] (francés moderno [dîner])
- N. de Italia [disnare]
- Catalán [dinar]

Se sostenía lo siguiente: "No sería casual que encontráramos una isoglosa de [disnare] que abarcara el norte de Italia, la Galia y el arco mediterráneo de la Península Ibérica, zonas mejor comunicadas con la metrópolis, cuna de innovaciones."

Este argumento es una variante más del de siempre: Decir que el italiano es la lengua más cercana al latín, y que los hispani, los portugueses y los rumanos hablábamos el peor latín del imperio.

Pero es que resulta que eso no es así. De hecho, estas zonas periféricas contienen arcaísmos que desaparecieron en el dominio más central. Es decir, que parece que de las innovaciones no se puede culpar precisamente a los periféricos :-)

¡He aquí unas pruebas de que todo eso son tonterías, y que los periféricos son con frecuencia (por lo menos en cuanto al léxico) los más conservadores de todos!:

castellano latín Clásico / latín tardío italiano catalán francés gallego
temor timor / *pavore paura por peur temor
hablar fabulari / parabolare parlare parlar parler falar
hervir fervere / *bollere bollire bullir bouillir ferver


Y seguramente me dejo otros arcaísmos del castellano con respecto al latín clásico. Esto significa que los tipos que estaban más en contacto con la capital innovaron más que los conservadores provincianos.

No sé si puedo hablar en general pero me da la impresión de que en general las áreas periféricas tienden a conservar algunas formas léxicas más arcaicas, aunque suelen alejarse más fonéticamente del dialecto medio.

El castellano de América, por ejemplo, contiene arcaísmos que desaparecieron del castellano europeo.

Hablando de arcaismos en periferias, se dice que el gallego es de las lenguas latinas más conservadoras con respecto a la original. Estos ejemplos lo demuestran, como otras curiosidades.

Una de ellas es que en las montañas de Ourense y gran parte de la provincia no existe el extendido adverbio "dónde". Los paisanos te preguntan por ejemplo ¿U-la tua casa? (¿Dónde está tu casa?). Una clara pervivencia del "Ubi" latino.

O la palabra gallega "lar" (chimenea del hogar y por extensión de significado el hogar mismo). Que se remonta al antiguo "lararium" que había en cada casa romana y que en la zona galaico-romana estaba junto al fuego del hogar. Es curioso que los gallegos digan todavía hoy en día "o meu lar" (mi lararium, el altar de los dioses lares) al referirse a su casa. Si eso no es arcaísmo...

Aunque me da que esto de la periferia es un caso general, recordemos el inglés de escocia (que contiene rasgos superarcaizantes). O el moderno islandés, que en realidad es noruego antiguo muy poco cambiado, mientras que los dialectos noruegos de Noruega (propiamente dicha) han sido tan innovadores que esa lengua ahora es ininteligible con el islandés, más inalterado.

En fin espero que los privilegiados que viven más cerca de la Città, capitale spirituale de l'imperio, piensen un poco sobre las ironías lingüísticas que encierra todo el tema del Latín

Por Cl. Sl. Davianus,

Con la colaboración de Sparsus y Galaicus