viernes, 12 de septiembre de 2003

La mujer Etrusca

Es bien sabido, que en Grecia, Roma y Carthago la mujer desempeñaba un papel secundario; sin embargo esto no parece haber sido la situación general, tenemos pruebas de que entre los Etruscos la mujer tenía un papel social más destacado y de ordinario no estaba tan apantallada por su marido. Naturalmente esto no fue muy bien entendido por observadores externos:

Por ejemplo Teopompo de Quíos s. IV a.C. (citado por Ateneo en el libro 43 de sus "Historiae") refiere lo siguiente: "Entre los tirrenos es costumbre arraigada que las mujeres sean propiedad común. Estas prestan mucha atención al cuidado de su cuerpo y hacen ejercicio desnudas [porque demonios desapareció esta costumbre? ... maldita romanización ;-) ]. No comen con sus maridos, sino con quien se encuentren por azar en ese momento y beben a la salud de quien quieren. Pues son grandes bebedoras y muy bellas. Los tirrenos crían todos los niños que vienen al mundo sin saber de qué padre procede cada uno. También estos [niños] viven igual que quienes los crían ... Cuando están en una reunión de amigos o en familia y han dejado de beber y quieren acostarse, los criados, con las luces todavía encendidas, les llevan unas veces hetairas, otras muchachos muy bellos, otras incluso mujeres ..."

Otros autores como Posidonio, también dan una imagen sesgada, criticando el sibaritismo y el desenfrenado estilo de vida de los etruscos, así como la costumbre de estar echado con las mujeres bajo una misma "manta" durante las comidas. También parece que las criadas andaban desnudas [otra gran pérdida para la civilización :-)], al menos hasta que llegaban a la madurez. Relatos como estos nada halagüeños, crearon el prejuicio que griegos y romanos tenían sobre los etruscos.

En mi opinión estas opiniones de los griegos son sin duda exageradas, para empezar si miramos las pinturas sepulcrales de las tumbas etruscas en efecto vemos mujeres comiendo junto a los hombres, la verdad es que podría tratarse perfectamente de un matrimonio (cosa algo incompresible para un griego ya que ellos comían aparte de sus mujeres!). En cuanto al reproche de un amor excesivamente libre [eso de elegir pareja al azar ...] no parece muy sostenible, ya que las innumerables inscripciones sepulcrales, muchas de ellas verdaderos árboles genealógicos, parecen obsesionadas con el linaje y la procedencia familiar. La estructura interna de las tumbas etruscas también incide en la obsesión por la organización familiar, con una diferencia importante con respecto a Roma y Grecia: la mujer yace junto a su marido en pie de igualdad, y tiene un asiento propio en el vestíbulo de la tumba, que venía a ser una reproducción de la casa.

Tal vez podríamos concluir que la mujer etrusca - a diferencia de la romana- participaba en las recepciones y en las conversaciones oficiales del señor de la casa. Por lo menos en su propia casa parece que las mujeres etruscas mandaban tanto como su marido. Más pruebas el respeto etrusco por la mujer: Al igual que todo varón etrusco la mujer poseía un praenomen propio (Clelia, Ati, Larthia, ...) y no era simplemente como entre los romanos una "claudia", una "fabia" o una "sabina". Además como escribe el gran novelista de ficción Tito Livio: a la mujer etrusca le gustaba salir de casa y no la sonrojaban las miradas de los hombres [para algo tenían esa obsesión por hacer ejercicio y cuidar su imagen no?] a diferencia de la mojigatería que exhiben los romanos republicanos. Incluso según Livio participaba activamente en política [particular del que personalmente dudo, visto el desinterés congénito de la mayoría de mujeres hacia la política :-) ]

Galaicus comenta que la supuesta liberalidad de la mujer etrusca, que realmente fue mayor que la griega o romana republicana, ha sido en parte exagerada.

Los textos sobre ellas son escritos por escritores griegos, que hoy consideraríamos pro talibanes por sus costumbres antifemeninas, o son referencias de la época austera y machista de la república romana. Se extienden al hablar de su comportamiento, porque para su mentalidad les parece asombroso.

Ciertamente las etruscas tenían gran libertad y poder dentro de su hogar o familia, e incluso asistían a los banquetes con invitados que daba su marido, lo que para un griego era sinónimo de cortesana (hetaira) y para un romano de la república motivo de llamarlas pelanduscas viciosas, pero políticamente estaban tan limitadas como las romanas o griegas. Además, esta liberalidad dentro de la familia u hogar etrusco, sería ampliamente superada por las romanas de los siglos I y II d.c., para soponcio de los historiadores conservadores nostálgicos de la república.

Por Claudius Salix Davianus

Con la colaboración de Gnaeus Salix Galaicus