lunes, 22 de diciembre de 2003

Algo para pensar...

Leímos esta frase en la correspondencia de Séneca con su amiguete Lucilus:

“Quem mihi dabis, qui aliquod pretium tempori ponat, qui diem æstimet, qui intellegat se cotidie mori ? In hoc enim fallimur, quod mortem prospicimus; magna pars eius iam præterit. Quicquid ætatis retro est, mors tenet... Dum differetur, vita transcurrit.”

[A quien me pondrás por ejemplo que ponga precio al tiempo, que ame a cada día, que entienda que cada día muere un poco? En esto nos equivocamos, cuando miramos a la muerte, una gran parte de ella ya pasó. Todo cuanto está tras nuestros años vividos, la muerte lo tiene ya ... Mientras diferimos las cosas, la vida pasa]

Da que pensar verdad...

"Carpamus dulcia; nostrum est, quod uiuis; cinis, et Manes, et fabula fies." (Persius)

"La vida es lo que pasa mientras haces otra cosa "... (J. Lennon)

"La muerte nada es para nosotros. Porque lo que se ha disuelto es insensible, y lo insensible nada es para nosotros." (2º Máxima Capital de Epicuro)

"Lo demás, gaitas" (Apóstrofe galaico a la 2º Máxima Capital)

Yendo más lejos, "tempus fugit, carpe diem", lo cierto es que todos aquellos que viven de quimeras habrían de preguntarse si no son realmente quienes viven con más intensidad o simplemente desperdician su tiempo...

Y una cuestión pueril, claramente religiosa, es que al saber que ese tiempo se va, al enfrentarnos con el descorazonador futuro que es la muerte ineludible, clara y determinada, culminación de nuestra vida (Que es morir un poco día a día) solemos caer en la tentación de asignar mediante la fe una esperanza en el más allá. Esperanza que, si bien no tengo medios de demostrar categóricamente su futilidad, sí sospecho que es el último recurso del miedo, de la traición que nos hace la vida.

Esta es una cuestión eminentemente vital, clave de nuestra existencia. Y ya se sabe, dime qué crees que es la muerte y te diré como vives... :-)

Davianus, Sceptius y Galaicus