miércoles, 5 de noviembre de 2003

Evolución del Uniforme en las Legiones de Roma en la Época Republicana

Si en la era republicana las Legiones se habían caracterizado por estar compuestas por soldados "no profesionales", es decir, ciudadanos romanos que junto con su alistamiento debían aportar el equipo y armamento de su propiedad, tras la reforma del ejercito efectuada por Mario las Legiones romanas pasaron a "profesionalizarse" y a tener una uniformidad en el equipamiento.

Antes de la reforma de Mario cada miles aportaba todo su equipo, que podía estar hecho de una manera o de otra y ello hacía que la vestimenta de cada legionario individual pudiese ser única y tan solo "parecerse" a la de otro. Con Mario, y ante la escasez de ciudadanos con capacidad económica para aportar su propio armamento y con edad para servir en las Legiones (escasez debida a las derrotas sufridas por los ejércitos de Roma), entran a formar parte del ejercito también los denominados capite censi o proletarii. Es decir, ciudadanos sin capacidad económica suficiente para comprar su equipo de legionario.

Es en este momento también cuando comienzan a funcionar los Praefecti Fabri, normalmente personal civil adscrito a una Legión y dependiente del comandante de la misma cuya tarea principal era la de abastecer a las nuevas legiones de todo aquello que carecían: desde trigo y alimentos hasta caballos y mulas, pasando por el armamento de los legionarios.

Por esto el ejercito empieza, por así decirlo, a uniformarse. Los Praefecti Fabri contrataban en nombre de su Legión (o de su general como fue en el caso de Pompeyo) en los talleres de los artesanos de la época la compra al por mayor de todo lo necesario: loricas, gladios, escudos, etc.

A partir de este momento histórico podemos decir que el equipamiento básico de todos y cada uno de los legionarios romanos consistía en:

Armas ofensivas:

1. El gladius hispaniense, que era una espada corta, derivación o adaptación de la espada celtíbera de antenas atrofiadas. Estaba diseñada más para "pinchar" que para lanzar tajos y era muy útil para la lucha cuerpo a cuerpo.



2. El pugius hispaniense, o puñal, derivación o adaptación del puñal dobleglobular celtíbero



3. Las dos pila, que eran jabalinas arrojadizas: Una ligera y otra pesada.



Equipacion defensiva:

1. La lorica hamata, o cota de malla, como protección del cuerpo



2. El casco para la cabeza, cuyo modelo más difundido en la primera mitad del siglo I a.C. fue el Monfortino para la tropa, junto con el casco de tipo Ático o Corintio para los tribuni. En la época del dictador Sulla el casco Monfortino ya había evolucionado para convertirse en el casco de tipo Coolus ya implantado en las legiones de la época de Cesar, quien importa, tras las campañas en las Galias, el casco de nominado Galico.

MontefortinoCoolus
 
Gálico-Imperial 


3. El escudo, de forma tradicionalmente ovalada con una espina central. Con la reforma de Mario, y por la obvia razón de que cada legionario tenia que transportar su equipo durante largas marchas, el escudo ovalado sufre un recorte en sus extremidades, dándole una forma semirectangular con el fin de que el escudo no golpee las pantorrillas del soldado durante la marcha.

tradicionalrecortado


4. Las grebas y brazales o protección para piernas y brazos. Normalmente una greba en la pierna izquierda y un brazal en el brazo derecho. Son protecciones adicionales que se van imponiendo poco a poco en las legiones hacia el final del siglo I AC.

Vestuario y accesorios:

1. Tunica, de lana.



2. Caligae o sandalias. Este calzado utilizado por los soldados romanos era sustituido en los oficiales por una bota de media caña con cordones.



3. Bracae, pantalones para debajo de la túnica. Utilizado en climas fríos.

4. Udones o calcetines. También para los climas fríos.



5. Cingulum, o cinturón de cuero con adornos en bronce y una gruesa hebilla del que pendía una especie de faldellín formado por tiras de cuero reforzadas por adornos en bronce que servia también como protección inguinal



6. Sagum, capa o manto.



7. Impedimenta colgada de una furca (horca). Compuesta por: Herramientas para cavar, para la empalizada, útiles de cocina, provisiones para varios días, efectos personales, etc. Este vestuario sufría posteriormente modificaciones de todo tipo en virtud de toda una serie de circunstancias entre las que cabe destacar las aplicaciones a la lorica de las condecoraciones (phalerae y torcas) obtenidas en combate.



Asimismo, no todos los miembros de la legión "vestían" por igual ya que los rangos militares imponían dichas distinciones:

Centuriones:

Vestían principalmente como los legionarios y se distinguían de estos por llevar un subarmalis (especie de chaleco debajo de la lorica) de cuero, un penacho de crin de caballo transversal sobre el casco (para resultar más visibles en el campo de batalla), grebas en ambas piernas, la espada en el costado izquierdo (los legionarios la llevaban en el lado derecho para que no interfiriese con el escudo) y un bastón de sarmiento de vid que era el símbolo de su grado.



Tribunos:

En vez de lorica hamata llevaban una coraza musculada cortada a la cintura que les permitiese el montar a caballo, casco de tipo ático con un penacho longitudinal, calzado cerrado en lugar de Caligae y una capa, probablemente de color blanco con franja escarlata (indicativo de pertenencia a la clase senatorial o ecuestre).

Legados:

Los generales y mandos supremos de la legión usaban un uniforme idéntico al de los tribunos, pero su capa era de color escarlata y parece que llevaban anudado en la coraza un lazo ritual también de color escarlata. Tanto Tribunos como Legados no portaban escudo y en vez de llevar gladius hispaniensis usaban la denominada spatha de forma similar al primero pero más larga y apta para la lucha a caballo.

Aquilifer:

O portador del águila. Era un legionario distinguido.

Vexiliarius:

O portador del estandarte de la legión o de una unidad que actuase alejada de la legión.
Signifer o portador del Signum (insignia del manipulo)
Cornicer o portador del cornu (como aquel que dice, el actual corneta)

Estos últimos rangos militares eran más bien un encargo dado a aquellos legionarios que eran considerados como los más valientes y se distinguían del resto de la tropa (dejando aparte el emblema que portaban) porque cubrían cabeza y hombros con una piel de animal y parece ser que usaban un escudo circular de unos 60 centímetros de diámetro.

De todas formas esta uniformidad no era la que entendemos en la actualidad (todos los soldados vestidos de idéntica manera). Los legionarios ni siquiera estaban obligados a usar el material estándar que proporcionaba el estado o la legión ya que si se lo podían permitir podían comprar el equipo que quisiesen.

Por M. Adr. Complutensis
(con la inestimable ayuda de Octavianus)