jueves, 9 de octubre de 2003

Jesús de Nazareth: el guerrillero zelota mesiánico-militar incomprendido

Siguiendo la línea de otros artículos, se me ocurre otra idea que creo puede resultar interesante (abstenerse cristianos no-convencidos, a los otros la fe les salvará de mis mentiras ;-) ). Me propongo demostrar concretamente que Jesús de Nazareth (Yoshua ben Yoseph ha-Nazareth, para los amigos) era, salvando las distancias, un Bin-Laden de la época que mantuvo un enfrentamiento contra los romanos durante como mínimo 3 o 4 años, hasta que estos le ajusticiaron por alta traición (castigo que cuya pena ordinariamente era la crucifixión).

Sé que lo malo de ponerse a hablar del Nazareno es que uno siempre acaba dándose cuenta de que, en realidad, es el tema más trillado de la Historia, y de que tipos con muchísima inteligencia, sabiduría y experiencia han pasado toda su vida analizando estos temas. Ahora está muy de moda ser un poquitín condescendiente con los teológos y escoláticos católicos; pero la verdad es que en este tema casi siempre le pueden dar mil vueltas a cualquiera. No en vano han dedicado gran parte de sus vidas a estudiar esto mismo.

Sin embargo, he hecho un estudio sesudo. He aquí las pruebas:

1) La Familia de Jesús

En primer lugar para que no se me acuse de parcialidad recurriré a los propios Evangelios para hablar de los hermanos carnales de Jesús que la iglesia no suele mencionar a menudo. En Mateo 12, 46-50 (os pediría que si tenéis una Biblia en casa verifiquéis que no hay truco ni cartón) dice: "Mientras él hablaba a la muchedumbre, su madre y sus hermanos estaban fuera y pretendían hablarle ...". Bien dudosillo, ¿no?.

Veamos que el propio Mateo menciona por el nombre a estos hermanos de Jesús, Mateo 13, 54-58 dice; " ...¿No es este el hijo del carpintero?¿Su madre no se llama María, y sus hermanos Santiago y José, Simon y Judas? Sus hermanas, ¿no están entre nosotros? ..." Si aún tenéis dudas podéis leer también Lucas 3, 23 (hay algún otro pasaje ... pero como Pepe Rodríguez en ha escrito más y mejor que yo sobre eso no doy más referencias).

Si menciono esto es porque este Santiago, el hermano que sigue a Jesús, aparecerá más tarde en mis historia quedando claro que ... ¿De donde narices le iba a venir a el a su autoridad sino porque era el hermano del guerrillero zelota judía más famoso del los años 30 d.C...? De aquí sacamos que la familia de Jesús estaba formada por al menos 7 hermanos: Yoshua (Jesús), Yakob (= Santiago <> 'hermano' o <´ahot> 'hermana' fueran traducidas de ninguna otra manera que como hermano o hermana...

Jugar con el desconocimiento del arameo es solo una treta más ... Esa posibilidad, hasta donde llegan mis humildes conocimientos, es sólo una patraña.

2) El ambiente revolucionario

Además los evangelios no explican con suficientes detalles que Jesús vivió en el terreno de batalla de una de las rebeliones guerrilleras judías más feroces de la historia. La lucha no acabaría con Jesús sino que se iría intensificando hasta que en el año 68 d.C. los romanos necesitaron tener ya sobre el propio terreno 6 legiones para sofocar dicha rebelión bajo el mando de nada más y nada menos que dos futuros emperadores.

Como colonia romana Palestina exhibía todos los síntomas políticos y económicos clásicos de una mala administración colonial:

(a) Los judíos que ocupaban posiciones religiosas o políticas eran marionetas o clientes romanos.

(b) Los sumos sacerdotes, los terratenientes ricos y los mercaderes vivían con lujo asiático mientras la mayor parte de la población estaba formada por campesinos “alienados” (en jerga marxista) y sin tierras.

(c) El país se quejaba de la alta tasa de impuestos confiscatorios, la corrupción administrativa, reclutamiento forzado de mano de obra y la inflación galopante. Los romanos imponían tasas de un 25% de la producción agrícola y el templo se llevaba un 22% adicional. Obviamente los artesanos y mercaderes no estaban gravados por este impuesto.

(d) Comentarios en el propio Talmud nos advierten de las pésimas relaciones entre los judíos de diferente clase, el rabino Eleázar afirmaba: "La enemistad de un plebeyo [judío] hacia un sabio [judío] es incluso más intensa que la de los paganos hacia los israelitas".

3) Palabras de Jesús

Poco antes de que Herodes el Grande fuera confirmado como rey marioneta por el Senado aparecieron guerrilleros fundamentalistas celosos de la ley judía llamados a los que los judíos marionetas y los romanos solían llamar simplemente con la palabra griega (= bandidos).

Su fe no era precisamente un estado mental sino una praxis revolucionaria que incluía provocación, robos, asesinato, terrorismo y actos de valentía que acaban con la muerte. Los guerrilleros urbanos se llamaban (fuente del término hebreo Ishcari.ot que veremos más adelante ;-) paciencia). Estos bandidos asaltaban pueblos y pasaban a cuchillo a todos los colaboracionistas y a quienes les ofrecieran resistencia judíos o no. Aunque su guerra iba dirigida sobre todo contra los judíos marionetas (fariseos) y romanos.

Se puede aducir que, si aceptamos que los Evangelios contienen aunque sólo sea de forma superficial el mensaje del profeta reformador bautista llamado Joshuah Ben Joseph, éste era un firme partidario de la no violencia ("poned la otra mejilla") y de la colaboración, hasta cierto punto, con los invasores romanos ("al César lo que es del César").

En cambio, sus discursos de "yo no vengo a traer la paz ...", el incidente del templo, el que fuera crucificado (delito de alta traición)... Contradicen todo eso. Si hemos de creer a alguien yo me creo a Josephus y lo que dicen los propios zelotes en los manuscritos del Qumran. No estaba la época como para pacifistas. Es más, dudo que un pacifista pudiera tener algún tipo de éxito cuando todo encaja en esa época de fundamentalistas radicales. Con toda seguridad un devoto del Islam puede encontrar cierta poesía en las entrevistas de Bin-Laden al-Jazira, sin duda (ojo! no estoy comparando, salvemos las distancias!).

De todas formas, que el Jesús histórico fuera o no un celote carece, en realidad, de importancia. La importancia de la figura de Jesús se basa en su "mensaje", tanto si ese "mensaje" fue el que propagó el tal Joshuah como si fue una invención posterior de Saul/Paulus y los demás teóricos cristianos.

Así pues, la figura histórica de Jesús no deja de ser, en cierto modo, anecdótica.

La línea oficial, lo sé, es que el "Yo no vengo a traer la paz..." habla, si, de una revolución. Pero de una revolución más religiosa que política. Es la "guerra" contra los saduceos, los fariseos y los escribas; y no contra los romanos. Y eso es plausible, al menos si debemos dar el menor crédito a los evangelios sinópticos. También me han dicho que está mal basarme en algunos datos suministrados por los evangelios para probar mi teoría, y que los rechace cuando no me conviene. Mea culpa, mea culpa...

4) Flavio Josefo y su descripción de los "mesías"

A parte de los evangelios, que por lo demás fueron escritos por autores "oscurillos", de los acontecimientos de la época nos habla el historiador judío Flavius Josephus, del que por lo menos sabemos con claridad quien fue, de qué familia procedía y como llegó a escribir sus libros "De la guerra judía" (título explícito) y "Antiguedad Judaica".

Flavius Josephus nació en el 37 d.C. en una familia judía de clase alta que en el 68 d.C. Con solo 31 años llegaría a ser gobernador de Galilea y general del ejercito de liberación judío contra Roma. La suerte quiso que Flavius Josephus se acabara congraciando con el emperador Vespasianus y pasara el resto de su vida escribiendo libros explicando las mil razones injustas por las que los judíos se habían sublevado contra Roma y por qué él mismo había desertado al bando romano (y puesto que rectificar es de sabios ;-) podemos confiar en cierta objetividad en Fl. Josephus).

Los hechos relatados por Josephus nos aclaran que las polvorientas tierras del interior de Judea estaban llenas de "santos" errabundos que hablaban con parábolas y alegorías acerca de una venidera y próxima batalla y del fin del mundo. Éstas son del estilo de las prédicas de Jesús, como muestran los testimonios arqueológicos hallados en 1945 en cuevas del macizo de Qumran, que en otro tiempo habían sido utilizadas por estos guerrilleros mesiánicos (Como veis el paralelismo con Bin-Laden es innegable :-) Dios me perdone!).

De acuerdo con Josephus, Herodes ajustició a unos cuantos de estos bandidos, en particular a un influyente mesías (= masiah) llamado Ezequías, que tenía amigos fundamentalistas en Jerusalén lo suficientemente poderosos como para llevar a Herodes ante los tribunales por asesinato. Éste se salvó por los pelos gracias a un primo de Julio César (¡Qué pequeño es el mundo! ¿Verdad?). La opinión de Josephus es que estos mesías (como los fundamentalistas islámicos actuales) "asolaban gran parte del país, provocando entre los habitantes tanta miseria como la que podría ocasionar una guerra" -impuestos revolucionarios, robos, etc. todo por Yahvé claro :-) -. Josephus nos explica además mucho de las vicisitudes de Herodes en su lucha contra los bandidos-zelotes, pero en eso mejor no entro.

5) Otros “mesías”

Cómo suele pasar con estas cosas el hijo de Ezequías, un tal Judas de Galilea, continuó la lucha de su padre. Simultáneamente en Perea surgió otro mesías, llamado Shimon; y aún un tercero llamado Atrongeo que "se proclamó rey" (en palabras de Josephus), lo cual significa que sus seguidores lo consideraban el nuevo Masiah como lo había sido el rey David.

Josephus nos detalla que los que estaban dispuestos a someterse a Roma porque “pasaban de rollos macabeos" eran tratados como enemigos y pasados a cuchillo (id pensando que el bueno de Jesús aunque no tengamos pruebas directas iría de un palo similar a juzgar por la similaridad de la retórica de estos caudillos y ciertos discursos de Jesús que aparecen cercenados en la propia Biblia).

La lucha no se pararía. Entre los años 10 d.C. y el 68 d.C. surgieron nuevos caudillos entre los que se contaban los hijos de Judas de Galilea, uno de los cuales se volvió a considerar el Masiah prometido. Incluso el último acto heroico de resistencia de judía, el episodio de la fortaleza de Masada, fue dirigido por otro hijo de Judas de Galilea.

6) Incidentes liderados por Jesús

Pasemos a hablar de un caudillo menos conocido llamado Jesús de Nazareth. Éste debió empezar sus "doctrinas" hacia el 28 d.C. Sabemos que por esa época el gobernador Poncio Pilato tuvo problemas con una multitud que acudió a Jerusalén a protestar por un par de cosillas que sentaron mal:

(a) El desvío de fondos del templo para la construcción de un acueducto

(b) Saltarse el tabú judío contra las imágenes.

Por lo que explican maquilladamente los evangelios y lo que explica Josephus, deducimos que el propio Jesús dirigió un ataque contra el templo y que se produjo algún tipo de sublevación poco antes de su procesamiento, porque el popular líder “bandido” Barrabás y algunos de sus hombres estaban encarcelados, en ese momento.

De este tipo de sublevaciones en el templo ocurrieron algunas otras como en el año 44 d.C. o en el 50 d.C. cuando un soldado romano se levantó la túnica y se tiró un pedo contra la multitud de peregrinos que se habían congregado para la Pascua.

He dicho bien ya que lo de Jesús fue en efecto un ataque en toda regla, ya que también se produjo durante la Pascua del 33 d.C. época en que en Jerusalén había multitud de peregrinos (en los incidentes del 50 d.C. Josephus dice que murieron pisoteadas 30.000 personas solo en los incidentes, algunos hablan de 3000 d.C.).

Esto nos explicaría la entrada triunfal de Jesús del año 33 d.C. a lomo de un borrico (explotando el "marketing" que suponía cumplir una profecía que describía así la entrada del Masiah en Jerusalén). El miedo de los romanos a intervenir durante el día frente a un cabecilla "mesiánico" popular era evidente, como muestran los hechos del 50 d.C. y que se volvieron a repetir el 55 d.C. Flavius Josephus describe esta época con las siguientes palabras: "Los fraudes religiosos y los jefes bandidos unieron sus fuerzas e indujeron a mucha gente a la rebelión".

7) Pruebas en los últimos días de Jesús

La descripción que nos hace Josephus de la vestimenta y los discursos de estos bandidos encajan plenamente en la indumentaria de Juan el Bautista (otro líder mesiánico popular) que fue quien introdujo al fraude religioso Jesús en el mundillo ;-)).

Todo eso que dice Jesús y se puede leer en la Biblia de "En verdad os digo que no he venido a traer la paz, sino todo lo contrario ..." y frasecillas similares que desde la perspectiva "edulcorada" que nos dieron de pequeños quedan aisladas y sin sentido ... Son bastante explícitas a la luz de los acontecimientos de la Judea de esa época.

A partir del 60 d.C. o el 80 d.C. cuando el mesianismo-militar había sido definitivamente aplastado con la destrucción del templo por el emperador Titus y la deportación de judíos, fue cuando escribieron los evangelistas, que en algunos casos no eran judíos. Por esa época el desánimo había cundido entre los separatistas judíos y se empezó a hablar de Mesías simbólicos, que traerían la paz y la prosperidad, y no la guerra y el dominio político (en el fondo la gente necesitamos aferrarnos a nuestras ideas, cambiando lo que no encaja con la cruda realidad).

Así que en estos evangelistas aparecen restos que indudablemente tienen sentido a la luz del mesianismo militar del que habla Josephus, de los que hablan los manuscritos del Qumran, etc. ... Además la traducción no ayuda: Sabemos que Jesús fue crucificado entre dos ladrones y encima se puso "Iesus Nazarenus Rex Iodeorum" expliquemos esto:

(a) la crucifixión era una pena cruel reservada para delitos suficientemente graves como el intento de secesión, así que no cuela que los romanos crucificaran a un buen hombre sólo porque el Sanedrín lo odiara. Porque como revela el incidente del pedo del soldado romano y otras cosillas explicas por Josephus a los romanos se la traían al pairo esas disputillas religiosas.

(b) Los "ladrones" -de los que se dice se pusieron allí para humillar al "santo" Jesús- si se atiende a la denominación griega que aparece eran , curiosamente la palabra griega que usaban los romanos para referirse a este gentucilla revolucionaria :-).

(c) Lo de "Jesús de Nazareth Rey de los Judíos" clama al cielo, está claro qué tipo de ideología política tenía el Nazareno a la luz de lo explicado.

Una última prueba: Los nombres de los apóstoles prueban que claramente eran activistas bandidos-zelotes: De un lado tenemos a Simón el Zelote (huelgan los comentarios), luego está Judas Iscariot (< sicarius), Santiago y Juan los de Zedebeo se hacían llamar que Marco amablemente nos traduce del arameo como "hijos del trueno", nombre típico de los guerrilleros de la época. Además su mala reputación se muestra cuando en un episodio de la Biblia quieren destruir una aldea samaritana porque no había acogido a Jesús (está claro, que estos tipos no eran unos pacifistas angelicales, ¿no?)

8) EPÍLOGO

Según nos informan los hechos de los apóstoles Pablo, no conoció a Jesús personalmente, y en justicia debe ser considerado el "inventor" del cristianismo porque mucha de la doctrina del mismo no está presente en el propio Jesús (o más bien en lo que pudiera decir) sino en las palabras de Pablo.

Este Pablo empezó a convertir a griegos y otros gentiles, pero como todos sabemos es algo dolorosillo circuncidarse de mayor sin anestesia ni nada parecido ... Con lo cual Pablo pensó que podría hacer más adeptos sin ese trámite. Bien ... ¿Sabéis qué pasó? pues que Santiago el hermanito de Jesús, que curiosamente era el líder de la comunidad cristiana de Jerusalén, escandalizado por lo poco judías que eran las costumbres de Pablo lo llamó al orden y organizó una especie de Tribunal para canear a Pablo.

De alguna manera con el tiempo el "marketing" de Pablo hizo que el cristianismo fructificara fuera de Judea (si la opinión de Santiago hubiera dominado el cristianismo no habría llegado a nada, claro está).

Bueno hasta aquí las pruebas ... Si alguien tiene que decir algo ahora que hable ahora o calle hasta que vuelva a hablar :-)

Por Cl. Sl. Davianus

2 comentarios:

Serxio dijo...

Hola.
La verdad es que es realmente interesante.
Había tenido la ocasión de leer algo parecido en un obra de Marvin Harris (vacas, cerdos, guerras y brujas).
Seguro que la conoces y si no te la recomiendo.

Un saludo desde Galicia

Carmen Martinez dijo...

Pues a mi la verdad es que no me importa en absoluto si Jesús tenía ideas politicas o no, al contrario. Como no soy una santa precisamente la idea de un Jesús muy humano, me encanta, me devuelve la tranquilidad de espiritu. Pienso que ser tan bueno, tan bueno que solo sirvas para que te utilicen de alfombrilla, no es saludable...